Levadura es el trabajo que estaba buscando

Levadura vino a mi como una buena opción para trabajar, mi vida personal estaba complicada y necesitaba cambiar, esperaba que aquí fuera algo mejor. Sabía que el compromiso era grande pues conozco a Ana González en los grupos de emprendedoras y para mi es sinónimo de calidad.

Yo buscaba algo muy específico: flexibilidad y trabajar desde casa. Ya había tenido una experiencia en donde no funcionó, así que tenía mis reservas; la sorpresa es que hasta el día de hoy no me arrepiento de haberme comprometido con Levadura.

Levadura ha rebasado mis expectativas en trabajo en equipo, aprendizajes y sobre todo, mejora continua. Estoy con un equipo que es muy profesional, con libertad de expresión y con la confianza de que puedes avanzar sin la presión de cuidar tu espalda.

Creo que los espacios de trabajo libres de violencia son posibles. Sabemos que si un espacio de trabajo es respetuoso con la mujer, es ella misma la que se compromete a respetar su entorno y comprometerse a cuidarlo.


Instala un espacio de trabajo seguro para las mujeres, te decimos cómo #MetooAgenciasMX

Esta semana el tren del #metooAgenciasMX alcanzó a las agencias de publicidad con denuncias a famosos de la industria, la tendencia evidenció a personajes conocidos del medio ventilando comportamientos y conversaciones incómodas con colaboradoras colegas dentro de los equipos creativos.

Amén de las controversias, estos tiempos exigen cuidado especial de ciertos temas al interior de todas organizaciones, cualquier marca puede ser señalada por no contar con una cultura organizacional que marque lineamientos claros acerca del respeto a las mujeres en espacios laborales.

Fomentar la sana camaradería

Muchos de los argumentos de las acusaciones giran alrededor de mensajes con carácter “gracioso” que se pueden dar en los grupos de trabajo, o sutiles faltas de respeto disfrazadas de “bromas” como ese que les llamaba “mis pieles” a sus colegas o el que solicitaba besos en tono bufón. Para sensibilizar sobre el tema, es muy importante que todos pero en especial los colaboradores masculinos, tengan claro que su equipo de trabajo no es su harem, dicho en tono de sarcasmo. Los líderes deben evitar hacer distinciones en la comunicación entre colegas de distintos géneros. Un buen inicio es comentar el tema con todo staff escuchando todas las voces de los implicados.

Eliminar el mansplaning

Barack Obama tenía como rutina repetir las ideas que sus colegas mujeres proponían en las juntas de trabajo, por supuesto al repetirlas les daba el crédito, él creía que el grupo le daría relevancia a las ideas de una colaboradora si un varón las promovía, esta estrategia es eficiente sobre todo cuando existe un grupo no equitativo. Es importante que los miembros del staff le den igual importancia a las ideas de todos sin tratar de interpretar o corregir en automático.

Trabajar por resultados

Cada vez es más común que los miembros de los equipos autogestionen sus tiempos efectivos trabajando por objetivos, esta estrategia es muy eficaz para atraer talento femenino al staff y mantenerlas motivadas por un objetivo en común. Trabajar por objetivos también favorece a las creativas con vida familiar, conviene evitar rutinas de trabajo combinadas con alcohol o parrandas.

Compartir el violentómetro

Desde que el IPN creó el violentómetro en 2009 es mucho más sencillo identificar actitudes tóxicas para las mujeres en el entorno laboral o familiar. Explicar el uso del violentómetro puede concientizar a cualquier equipo de trabajo sobre violencia de género.

Brindar canales anónimos

Una parte importante de instaurar un protocolo de acoso en las instituciones es crear un canal de denuncias anónimas para recabar cualquier situación de violencia dentro del equipo protegiendo a las víctimas.

Los detalles sutiles

Por último, quizá sea momento para reconfigurar los equipos eliminando viejos estereotipos, como el de que las ejecutivas de cuenta deben ser mujeres guapas y los creativos hombres barbones. Compartir la carga de trabajo de forma equitativa ayuda a que todos sean conscientes de las implicaciones con los clientes, así como también evita contratar a personas específicas para puestos según sus características físicas. También procurar evitar diminutivos forzados para todas las colaboradoras como “Blanquita la de cuentas”.

Como dice una amiga y colaboradora, a veces todo tiene que estar mal para que exista un nuevo bien.


LEVADURA-100-seguro.png

¿Qué es trabajar en Levadura?

Cuando recién llegué a Levadura había estado en diferentes ambientes de trabajo, buenos y no tan buenos. Muchas veces, erróneamente nos predisponemos y pensamos que todos los trabajos son iguales y que no encontráremos aquello que nos complemente o alegre el día.

En Levadura esto es diferente, más allá de las labores del día a día existe una conexión entre cada una de las que trabajamos que refleja solidaridad; en situaciones necesarias siempre hay un hombro en el cual puedes apoyarte o alguna palabra de aliento que te ayuda a dar lo mejor de ti. También, la flexibilidad para balancear nuestra vida fuera del trabajo es algo que existe, sí, así como lo leíste, en Levadura combinar tu día a día con tu trabajo es posible.

La confianza es otro factor importante que es notorio en Levadura, confiamos entre nosotras porque aprendimos a conocernos y a saber que ante cualquier duda está primero el apoyo. El chiste no es sólo sacar el trabajo porque sí; la idea es que tenga un ingrediente único y ese sea el resultado de la colaboración en equipo, las ideas que surgen con una taza de café y donas o una tarde de viernes con Baileys.

Me siento feliz de haber aprendido de cada etapa, de haber tenido la oportunidad de perfeccionar mis errores y tomar consejos de personas que llegué a apreciar con el tiempo. Sin duda, fue un tiempo de aprendizaje, retos y unión.

Gracias, Levadura.

“No hay bien alguno que no nos deleite si no lo compartimos”. Séneca