Estamos en un momento interesante en la industria académica. Varios factores coinciden para crear un ambiente distinto a lo que vivieron generaciones anteriores.

Hoy por ejemplo la educación ha cambiado con la llegada de la tecnología; además los de generación millennial empiezan a formar sus familias de acuerdo a sus hábitos digitales y percepciones, muy distintas a las de sus predecesores.

Ya estamos viendo que la industria de la educación, desarrolla branding, comunica en base a perfiles de consumidor y crea estrategias de marketing integrales. La realidad es que hoy en México, se consume más educación privada que en cualquier otra época; así como también existen muchas opciones para satisfacer la necesidad académica de las familias.

La relevancia del branding

Hace poco una amiga que se mudaba a la ciudad de Mérida, me pedía referencias de algunos colegios, de inmediato lancé la pregunta en mi red de contactos y a cambio recibí todo tipo de impresiones de diferentes instituciones en la capital yucateca. La voz se corre, y se corre muy rápido. Por eso es importante comunicar correctamente las diferencias entre cada oferta académica a través de la identidad institucional de marca.

Hoy las escuelas deben comunicar sus logros en 360 grados; desde sus éxitos académicos, pero también los deportivos, culturales, en ciencias, etc. También es necesario que tengan voz para manifestarse a lo que suceda dentro y fuera de su entorno institucional. Como cualquier marca, cada pronunciamiento es una oportunidad de posicionamiento.

Elección de familia millennial

En épocas anteriores, se buscaba que la escuela estuviera cerca de casa, además de un buen nivel académico y por supuesto, que fuera asequible. Quizá la generación X prefirió escuelas bilingües y laicas. Esta generación de padres busca además una experiencia; quieren pertenecer a un grupo de familias que conecten con sus valores; sentirse parte de una comunidad donde puedan comulgar con sus gustos y preferencias. Por eso es tan relevante integrar la responsabilidad social en el contenido de marca.

Plataformas digitales

En México el 84 por ciento de la población cuenta con algún dispositivo móvil, pero solo pocos lo emplean para hacer llamadas. La generación millennial prefiere analizar su decisión de compra leyendo información en línea o pidiendo referencias a través de una red social.Por lo anterior, cualquier institución educativa debe ofrecer una plataforma web que informe, oriente, atienda y administre su actividad académica. También sus redes sociales son comunidades esenciales donde se posiciona a la marca y también se atienden dudas de padres.

Hay grandes oportunidades para hacer marketing eficiente en el área académica. Veremos cómo el mercado mexicano aprovecha los canales digitales mientras la industria de la educación se fortalece.

Comment