El 53% de la fuerza laboral en México son las mujeres. De ese porcentaje, el 63% son madres, es decir, que una de cada tres personas que trabaja es mamá. Por otro lado, el 85% de las decisiones de compra en el hogar son tomadas por la jefa de familia sin que necesariamente sea económicamente activa.

 

Estas cifras explican porque el Día de las Madres es, en términos comerciales, la segunda temporada del año más rentable. El poder de influencia de la jefa de familia impacta en la economía y en el consumo del país.

Cada vez las madres de familia son conscientes de su poder de compra, por eso las marcas buscan su preferencia en cualquier temporada del año, ¿cuáles son los gustos de estas madres de hoy que se parecen poco a sus abuelas? Muchas de ellas ejercen más de un rol y se salen de los estereotipos convencionales.

Recuerdo esa campaña de Soriana cuya creatividad rezaba “Ayer amas de casa; hoy también, amas del mundo”. Es cierto que las grandes ciudades propician circunstancias diferentes, el ritmo de vida acelerado de las familias citadinas requiere otras soluciones a sus necesidades. ¿Cuáles son los aspectos vertebrales de una estrategia para tener a mamá en la bolsa?

Para que mamá promueva una marca se requiere entender su forma de compartir, comunicarse y resolver problemas. Una estrategia eficiente es contar con un canal práctico para ellas; por ejemplo, una cuenta de contacto vía Whatsapp; sin dejar de lado las Redes Sociales convencionales.

Buscar la manera de hacerles saber que quieres invertir en una relación con ellas. Esta estrategia puede desglosarse en varias acciones para sembrar el engagement, como por ejemplo contar sus historias. Cuando una campaña digital involucra la voz de ellas, la vuelve personal y memorable. La personalización de contenidos y soluciones es la clave para que una mamá regrese a nuestra oferta. Además, muestra un claro interés de la marca por compartir visibilidad con sus clientas.

Una marca jamás debe negarles la opción de ejercer su opinión. Cuando ellas califican un producto o servicio en redes, extienden la oportunidad de mejorar y entablar una relación a largo plazo. Cada comentario, aunque sea negativo, es una puerta de entrada para ganar su corazón.

Si un retail está preocupado por mamá, es momento de revisar sus canales digitales de venta. Es increíble que los autoservicios desperdicien el mercado de servicio a domicilio. Algunos ya empezaron en este terreno de manera precaria y conservadora, con plataformas ineficientes que poco piensan en la experiencia de compra. Desde aquí hago un llamado a las principales cadenas de supermercados para que inviertan desde ya en sus plataformas de venta en línea. La marca que se adelante será compensada con la preferencia de millones de mamás citadinas.

Feliz día de las Madres, con dedicatoria especial a mis colegas mamás marketeras.

Comment