Estamos a escasos 54 días de finalizar el 2017, este año parece una resaca después de la fiesta fatal que fue el 2016. Imposible negar el panorama peculiar en lo político y cómo olvidar los desastres naturales. Al mismo tiempo, la tecnología avanza y se augura un escenario inaudito en las campañas electorales.

¿Qué nos depara el siguiente año? Para mi está muy claro que las reglas siguen cambiando. Las redes se han vuelto un commodity para cualquier marca, lo que provoca el nacimiento de cientos de agencias digitales. Quienes prestan servicios de estrategia y creatividad tienen un gran reto por delante relacionado a la especialización porque la publicidad ya no se hace como hacía hace algunos años. A continuación, les comparto mis principales puntos de atención.

AI

Si antes los griegos hablaban del comportamiento de los Dioses del Olimpo, hoy estamos definiendo el cómo “Ser” un droide. Este 2017 un sistema de chatbots de Facebook fue desconectado cuando empezó a crear su propio lenguaje, el 2018 nos dará más casos del uso de la Inteligencia Artificial, para nuestra industria será de gran avance tener robots que analicen big data, reacciones y sentimientos de los usuarios.

Nichos

Hoy las marcas hablan de intereses, no importan las edades o los segmentos, los 40 son los nuevos 20 y así nos podemos ir con cada generación, la realidad es que hemos dejado de aspirar a comportarnos de acuerdo a nuestra edad biológica o contexto social, por lo tanto, la mejor forma de agrupar comunidades es hacerlo mediante el análisis de su “aspiración” de estilo de vida.

Campañas

¿Qué irá a pasar en este año electoral con la televisión más débil que nunca? Las redes cambiaron el tablero de juego y será ahora cuando más se noten sus efectos. Los millennials han demostrado tener gran ímpetu de colaboración, pero carecen de un criterio definitivo en lo político, veremos un escenario lleno de sorpresas que puede ser muy cambiante. Por esta ocasión, nadie debe fiarse de las encuestas.

Mercados imprevisibles

El Mundial nos regalará un fresco ambiente veraniego que activará campañas de temporada, pero no nos libraremos de mercados fluctuantes con alzas en el precio del petróleo que puede impactar en el aumento de las gasolinas y rematar en un incremento en los precios de productos de consumo. La industria del retail seguirá reconfigurándose, para México iniciará un proceso que ya vivió el mercado americano con el avance de plataformas digitales que irán mermando su mercado poco a poco. Ojalá que las marcas que jueguen en esta cancha hayan aprendido en cabeza ajena.

Liderazgos de la siguiente década

Con la ausencia de liderazgos frescos en el panorama político, surgirá una identidad grupal disfrazada de nacionalismo que desconfía del establishment, en apariencia esto puede beneficiar a algunos candidatos, sin embargo, yo recomiendo no caer en confianza excesiva, como ya dije antes, esta generación ha crecido con una gran carga de desconfianza hacia los políticos, por lo que puede cambiar su postura con facilidad.

Nos queda transitar estos últimos días del año con entusiasmo esperando festejos y buenos fines. Hasta el próximo martes.

Comment