Aclarando el punto, esta bolsa no es la habitual, es mi bolsa de viaje. Cada año vengo a visitar a mi familia, México es mi casa, donde viven las personas con quienes crecí. Cuando estoy cruzando el océano para llegar aquí, tengo esa sensación de emoción, imagino los rostros de cada uno de mis familiares. Evoco tiempos pasados, a veces les platico anécdotas a mis hijos, de los lugares, el calor intenso. Amo este país, aunque viva lejos. Sé que un día volveré, o quizá no.

Comment