Les contaré una historia futurista: llegará el día en que las celebridades serán personas comunes y corrientes, los medios de comunicación estarán operados por máquinas, las galas de premios carecerán de público, los concursos los votarán algoritmos en lugar de jueces, la escritura se remplazará por símbolos como en la era egipcia.

Esa fantasía ha llegado, el futuro nos alcanzó, se rompió el cascaron digital y la televisión ahora es del pasado. Esperen, todavía no me juzguen, fue mi conclusión la noche del domingo mientras veía los MTVMiaw Awards.

Vía streaming, pude conocer a los ídolos juveniles de esta generación, encontré a esos personajes espontáneos que se comportan con desenfado, aprovechan la nula censura para hablar en términos coloquiales, pronunciar maldiciones para parecer empáticos, chavos-role-models, bien locos ellos –bullystéricos. Los Gens Z no se encuentran a sí mismos y prefieren elevar el tono de la irreverencia millennial; total si le ha funcionado a una generación, quizá también le funcione a la que sigue.

¿Acaso existe alternativa? Para estar en onda hay que besar a hombres y mujeres por igual ¿qué tal si nos besamos todos al mismo tiempo? Al fin que todos somos amigos. Los #MTVMiaw me mostraron quienes son las celebridades de hoy, los influencers que generan tendencias, quienes son admirados por los chavos mexicanos.

No me sorprende el fenómeno, lo que me llama la atención es que MTV ha dejado de ser solo canal de televisión para ser la marca de cultura popular que premia lo que al público le gusta en el formato que elija.

A la mañana siguiente, pendientes del famoso Worldwide Developers Conference de Apple #WWDC2016 pude ver las funcionalidades nuevas de IOS, entre ellas un auto-corrector que cambia palabras poremojis ¿Cómo reaccionará la Real Academia de la Lengua? ¿Será una brecha más para la generación de los Baby Boomers? :O

Lamento mucho el #OrlandoShooting, auguro que la era de la homofobia está por terminar; pero antes de eso, se harán manifiestas las posiciones más extremas.

Vía: Merca 2.0

Comment