Un grupo de mujeres brindan felices en un taberna medieval con un jingle pegajoso – parece una fórmula resuelta para el éxito de una campaña, pero entonces ¿Qué fue lo que pasó? Paso que lo obvio ha dejado de serlo. Este juego llamado marketing ha cambiado de reglas, sus jugadores odian la publicidad, detestan las mentiras y aborrecen todo lo que suene a estereotipos.

¿Cuál es la realidad hoy? cómo conectar con los usuarios, lograr tenerlos en el lado correcto. Es cierto que provocar conversaciones es fundamental, pero los comentarios negativos son un cáncer que atacan la reputación de las marcas. Reflexionando concluyo que no deben olvidarse los siguientes puntos.

1. Creativas para una buena creatividad

Hace unos días una investigadora me buscó para participar en un estudio sobre equidad en las agencias de publicidad. Sus cuestionamientos iban hacia la constitución de mi equipo de trabajo, así como mi percepción sobre el ambiente laboral en la industria en relación a las mujeres. Aclaré desde el inicio que no soy buen modelo de referencia porque mi staff tiene una gran participación femenina, tanto en el área creativa como en la operativa. Según este estudio, los desatinos de una campaña como la de Yoplait, se deben a la poca participación de creativas en los equipos de las agencias. La investigación arrojó que solo 1 de cada 10 creativos son mujeres.

2. El mundo nunca fue color de rosa

Al inicio de la década creímos haber superado muchos traumas de la humanidad. El Brexit, el No de Colombia y Donald Trump nos recordaron que fue un error. Las mentes regresivas retomaron la palestra apostando por el encono, el egoísmo y el narcisismo; regresando a la retórica del odio. El gran error de esta década es haberse olvidado de todo lo anterior. No hemos llegado hasta ahora limpios, tenemos ese gran cadáver en el armario llamado siglo 20 que sigue permeando en la comunicación, los baby boomers y Generación X aún tienen el poder de hacer cambios. Además, los millennials también se harán viejos, es hora de futurear sobre los nuevos actores de la mercadotecnia.

3. Conecta conmigo

Los dos puntos anteriores me dan una visión a la que llamo Marketing de Conexión. Una práctica que requiere creatividad, influencia, diversidad, big data, y cultura del multiformato. Cinco aspectos básicos para la creación de contenidos que conecten. Cinco bases para cuestionarse a la hora de realizar creatividades en nombre de una marca. Un mercado meta ahora es un grupo de amigos que se convierten en seguidores, personas diversas que influyen en sus círculos cercanos, listos para compartir contenidos en diversas plataformas, sus perfiles deben analizarse en grupo y en lo individual. Pareciera que el trabajo del marketero moderno es stalkear por donde va la influencia, mientras hace labor de marca con comunicación enfocada a personas, arquetipos reales. Sintetizar pero no olvidar las diferencias, comunicar evitando la banalidad ¿Llegó la hora de voltear a la reflexión para hacer los cambios estructurales que demanda la audiencia? ¿Será que la clave está en centrarse en el cliente? Quizá estemos en la era del Súper Yo Digital.

Vía: Merca 2.0

 

Comment