En mi opinión LinkedIn es una red subvaluada, reconozco que desde su lanzamiento tuvo algunos defectos UX; aunque ha mejorado, su interfase todavía a veces parece diseñada por un programador PHP; sin embargo su propósito central tiene ventajas interesantes. 

LinkedIn se ha vuelto el portal favorito para reclutar talento además de representar un canal de comunicación corporativa para las organizaciones. Lo que se lee en LinkedIn no se encuentra en otra red, aunque Twitter también es un constructor de reputación se queda a medias por la cantidad de perfiles falsos (bots) que navegan en ella.

En mi opinión LinkedIn es una red subvaluada, reconozco que desde su lanzamiento tuvo algunos defectos UX; aunque ha mejorado, su interfase todavía a veces parece diseñada por un programador PHP; sin embargo su propósito central tiene ventajas interesantes. 

Por eso quiero aprovechar para compartirles algunas sugerencias para sacar provecho a sus páginas empresariales así como a sus perfiles personales; como siempre el reto está en ser diferente.

Foto de perfil
Tanto para perfiles como para empresas, es primordial tener una foto de perfil atractiva. Hablando de tu perfil personal, toma el tiempo de tomarte una sesión, recuerda que todo comunica, haz una lista de tus valores antes de el photoshoot, que tu peinado, accesorios y poses sean congruentes con ellos; si tu fotográfo va a retocar la imagen, cuida que no se pase con la edición, para #fails del retoque checa el caso de Inma Cuesta en Instagram.

Si tu perfil es empresarial, cuida bien la resolución de tu imagen de perfil; no olvides que las dimensiones de las imágenes de perfil de LinkedIn son distintas a las de cualquier otra red, recomiendo que sea responsiva, es decir, que tenga una versión acortada con solametne un gráfico o letra inicial. Si no está en tus lineamientos de marca esta opción, puedes optar por el logo completo revisando que se visualice bien.

Redacción de tu bio
En el caso de perfil personal, el extracto inicial debe hablar de tus valores, expertis y experiencia. A diferencia de Twitter, tus aficiones y gustos no son tan relevantes. Para las páginas corporativas, el primer párrafo debe de contener qué ofrece tu marca, para qué clientes y porqué es la mejor opción. Simple, conciso, directo.

En ambos casos, es súper importante incluir el sitio web así como personalizar la URL, esto es que LinkedIn te deje tu dirección de perfil así: linkedin.com/mi nombre o marca.

Quienes te recomiendan
Validar es una acción cotidiana en LinkedIn y es valiosa por lo fácil que es reconocer las aptitudes de las personas de forma rápida. Recomendar es más trascendental, escribir o que te escriban una recomendación es referencia de que hubo una experiencia laboral o profesional más allá de ser un contacto en la red. Las mejores recomendaciones vienen de los influenciadores o perfiles con buena reputación en la red. Es posible solicitar recomendaciones siempre y cuando compartas con esas personas experiencias laborales o profesionales.

Lo que compartes
El contenido que publicas en LinkedIn es altamente trascendental para definir tu marca, no importa si eres persona o empresa; el nivel de exigencia sube en lo referente a información verificable, fuentes con reputación y sobre todo, el impacto que los artículos o noticias tengan en tu actividad profesional o de negocio. Nunca pierdas de vista que estás siendo leíd@. Se vale compartir frases del día, siempre y cuando tengan relación con tu tema.

Cómo conectar en LinkedIn
Para enganchar con otros usuarios en LinkedIn debes de navegar con frecuencia en la red, leer algunos artículos compartidos, recomendar si te han sido útiles, escribir recomendaciones a tus colaboradores, proveedores y clientes; así como sumarte a grupos con los que compartes intereses.

Toma tiempo para revisar estos puntos y déjame saber si se me escapó algún aspecto útil. Hasta el otro martes.

Comment